La diabetes se ha convertido en un padecimiento de salud pública que demanda acciones inmediatas, ya que los casos en México alcanzan la cifra de 11 millones de personas, lo que significa que 9% de la población sufre de este padecimiento, revelan datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT 2012); mientras que, en el mundo, este padecimiento también se ha extendido de tal manera que se calcula que son ya 422 millones de personas padecen diabetes.

Por esta razón, y en el marco del Día Mundial de la Diabetes, que cada año se celebra el 14 de noviembre- GINgroup, empresa mexicana especializada en la administración integral de capital humano con más de 35 años de experiencia, presidida por Raúl Beyruti Sánchez, Contador Público Certificado, se suma a la jornada para generar conciencia de la gravedad que representa esta enfermedad.

Además, enfermedades como la diabetes, donde el sobrepeso y la obesidad son factores determinantes, no solo afectan la vida de quienes la padecen, sino que, dado el alto costo de su tratamiento, impactan la economía de las naciones. Diversos estudios demuestran que un incremento de 20 años en la expectativa de vida de la población se traduce en 1.4% de aumento del Producto Interno Bruto (PIB); en contraparte, el crecimiento de enfermedades que generan la obesidad y la diabetes, limitan ese crecimiento en el PIB.

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) considera que una persona con sobrepeso gasta 25% más en servicios de salud y gana 18% menos que el resto de la población. Además, es importante tomar en cuenta que el ausentismo laboral es mayor. Este organismo internacional precisa que en México alrededor de 30% de la población padece obesidad, porcentaje que contrasta con naciones como Japón y Corea, cuyo porcentaje está abajo del 5%.

Con respecto a esta situación, la ENSANUT 2012 revela que cerca de 50 millones de personas, es decir, 71.3% de los adultos mexicanos, padece sobrepeso y obesidad, en un 38.8% y 32.4% respectivamente. En cuanto al impacto económico, se considera que el costo directo para este año en salud pública derivado de enfermedades relacionadas con la obesidad podría ser entre 78 mil y 101 mil millones de pesos, en tanto que el costo indirecto podría alcanzar cifras similares.

“La salud de los ciudadanos es fundamental para que un país logre tener niveles de crecimiento importantes, ya que una fuerza laboral sana es más productiva y competitiva. Para lograrlo, es necesario promover estilos de vida saludable, pero también es fundamental diseñar e implementar políticas públicas que contribuyan a fortalecer el sistema de salud desde una óptica de prevención, con el fin de frenar enfermedades como la diabetes, que además de impactar la calidad de vida de quien la padece, es un freno para el desarrollo económico”, concluyó el presidente de GINgroup, Contador Beyruti Sánchez.