En el marco del Día Internacional de los Voluntarios, celebrado el pasado 5 de diciembre, resulta relevante reconocer el trabajo de los ciudadanos que realizan algún tipo de labor o actividad sin recibir remuneración alguna. En México, esta actividad la llevan a cabo más de dos millones de personas.

GINgroup, empresa mexicana especializada en la administración integral de capital humano con más de 35 años de experiencia, presidida por Raúl Beyruti Sánchez, Contador Público Certificado, valora el esfuerzo de los miles de mexicanos que son y han sido voluntarios. La Organización de las Naciones Unidas (ONU), designó como el Día Internacional de los Voluntarios el 5 de diciembre, fecha que, desde 1985, hace visible la contribución de estos ciudadanos en el desarrollo económico y social de sus respectivos países.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se define como trabajo voluntario el que se ejecuta sin percibir salario, se puede recibir un apoyo para traslados y alimentos, pero en ningún caso se trata de un sueldo que les retribuya sus horas de trabajo; además, no existe ninguna norma legal que obligue a las personas a realizar trabajo voluntario.

Bajo este criterio, en México, el trabajo voluntario reúne a 2 millones 37 mil 920 personas, ya sea de manera directa, por ejemplo, los miles de ciudadanos que se lanzaron a las calles en los pasados sismos de septiembre a ayudar en los trabajos de rescate o, bien, a través de una organización o institución como la Cruz Roja.

En México, de acuerdo con cifras de la Cuenta Satélite de las Instituciones sin Fines de Lucro, que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el valor económico del trabajo voluntario alcanza 113 mil 157 millones de pesos (mdp), es decir, el monto que las organizaciones hubieran tenido que pagar si se vieran en la necesidad de contratar personal para las actividades que desarrollan los voluntarios y, por cada uno de ellos, serían 55 mil 526 pesos anuales.

La contribución del trabajo no remunerado que hacen miles de voluntarios representa el 23% del total del Producto Interno Bruto Ampliado (PIB) de las organizaciones no lucrativas, es decir, más de 531 mil mdp y cerca del 3% del PIB de México.

“Que el trabajo voluntario no se pague, no significa que sea gratuito, muchas de las actividades que llevan a cabo personas sin recibir un salario se hubiera tenido que realizar de cualquier manera, es por ello que se trata de una de las actividades más significativas del ámbito laboral y por eso la importancia de las métricas que ha desarrollado la OIT, para medir en su justa dimensión la labor que los mexicanos realizan en beneficio de la sociedad”, resaltó el Presidente de GINgroup, Beyruti Sánchez.