GINgroup, empresa mexicana especializada en la administración integral de capital humano, con más de 36 años de experiencia bajo la dirección del Contador Público Certificado, Raúl Beyruti Sánchez, reconoce la importancia del trabajo doméstico remunerado, ya que la actualidad se cree que es insuficiente, y no es valorado como debería.

Tras el paso del tiempo, nos damos cuenta que  el trabajo doméstico remunerado se ha convertido en una fuente de empleo que cada día es más relevante, por ello la importancia de darle dicho reconocimiento y no dejar de lado el desarrollo que este nos puede brindar.

De acuerdo con las cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), que publica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México, al cierre del cuarto trimestre de 2017, el trabajo doméstico remunerado empleaba a más de 2.3 millones de personas, prevaleciendo por mucho, la presencia de la mujer en esta actividad, al ocupar 90.5% de las plazas laborales; en tanto que los hombres representan 9.5%, poco más de 222 mil empleos.

Las cifras más recientes del INEGI sobre el detalle de la población dedicada al trabajo doméstico remunerado precisan que, en el caso de los hombres, 45.1% se dedica a las labores de chofer en casa particular, mientras que la mitad (51%) son contratados como empleados domésticos y el resto en actividades como cocineros, lavanderos y planchadores.

En cambio, las mujeres contratadas como empleadas domésticas representan 85.5% del total y el resto en otras actividades. Las estadísticas reflejan que 2.7% de los hogares de México son encabezados por personas que se emplean en el trabajo doméstico remunerado, de este porcentaje, nueve de cada 10 son dirigidos por mujeres y de este universo, conformado por más de 600,000 hogares, 78.3% es madre de familia con un promedio de 2.6 hijos.

En cuanto al grado de instrucción, las cifras del INEGI precisan que, de quienes se dedican al trabajo doméstico remunerado, 45.8% tiene estudios de educación básica, 32.2% de educación media, 10.1% educación media superior y 4% cuenta con estudios de educación superior, el resto (7.9%) no tiene ningún nivel de educación.

“Es importante tomar en cuenta las oportunidades que brindan las diferentes maneras de laborar en nuestro país, por ello en GINgroup, siempre estamos comprometidos a tomar las medidas necesarias para que el trabajo doméstico remunerado sea más eficiente y brinde mejor servicio a las diversas organizaciones”. finalizó Beyruti.