Según las cifras del Observatorio Mexicano de Enfermedades no Transmisibles (OMENT), en México, 49.3% de la población total registra problemas de sobrepeso y obesidad, de esta cifra, el 27% presenta sobrepeso y 21.6% obesidad.

Ante los problemas de sobrepeso y obesidad, la actividad física es una de las alternativas más eficientes para enfrentar los padecimientos derivados de estas, se vuelve fundamental que las organizaciones empresariales abrán espacios para que sus colaboradores realicen actividades deportivas y ejercicio físico.

La estadística más reciente del Módulo de Práctica Deportiva y Ejercicio Físico (MOPRADEF) que elabora anualmente el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), refleja que únicamente cuatro de cada 10 habitantes mayores de 18 años practicaron algún deporte o ejercicio físico durante 2017.

MOPRADEF revela que, del grupo de personas que se ejercitan, 33.5% lo hace en instalaciones privadas, rubro en el que se incluyen gimnasios y clubes particulares e instalaciones deportivas en centros de trabajo; mientras que 62.8% se ejercita en instalaciones públicas. Estas cifras reflejan que los centros de trabajo se pueden convertir en aliados de las empresas para combatir los índices de obesidad y sobrepeso, así como de las enfermedades que son consecuencia directa de la obesidad y sobrepeso, como la diabetes, padecimiento que afectan directamente la productividad y la competitividad de las economías.

La empresa mexicana, líder en Administración Integral de Capital Humano, presidida por el C.P.C. y M.D.F.A. Raúl Beyruti SánchezGINgroup, es un gran promotor de que todos y cada uno de sus colaboradores y clientes tengan la facilidad de activarse físicamente para evitar obesidad y sobrepeso, para lo cual destina espacios y equipos especializados para la actividad deportiva, los aspectos relacionados con la salud, por ejemplo, la activación física, es uno de los ejes más importantes para tener una buena administración y calidad dentro de la corporación, ante los índices de sobrepeso y la obesidad, es fundamental tener un estilo de vida saludable, practicar deporte y ejercicio, tener un balance personal y profesional que funcionen como un blindaje.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la inactividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad más importante en el mundo y se mantiene en aumento, lo que influye considerablemente en la prevalencia de enfermedades no transmisibles y en general en la salud de la población mundial.

La condición de actividad económica no es un factor determinante para ejercitarse entre la población mayor de 18 años, ya que es similar el porcentaje de quienes cuentan con un empleo (43.8%) con aquellos que no tienen uno (39.8%). Mientras que el nivel de escolaridad sí es un factor que arroja diferencias, ya que a mayor nivel educativo más gente hace ejercicio. En el caso de la población mayor de 18 años, sin educación básica concluida, 72.4% no realiza actividad física y 27.6% sí lo hace. De quienes cuentan con algún grado en educación media, 59.5% no hace deporte contra 40.5% que sí lo hace, y en el rubro de quienes tienen algún grado de educación superior, la cifra es de 42.4% que son inactivos físicamente contra 57.6% que sí hacen deporte o alguna actividad física.