Como parte de estos cambios, GINgroup, empresa  mexicana con más de 38 años de experiencia en Administración Integral de Talento Humano, participa activamente en invertir en la capacitación de los colaboradores.

Las innovaciones tecnológicas son parte fundamental de la Cuarta Revolución Industrial en la que se encuentran involucrados todos los países a nivel mundial. Las tendencias como el big data, el internet de las cosas, la realidad virtual y la inteligencia artificial forman un nuevo ecosistema que ha impactado en la forma en que las personas trabajan.

Como parte de estos cambios, GINgroup, empresa  mexicana con más de 38 años de experiencia en administración integral de talento humano, participa activamente en invertir en la capacitación de los colaboradores para fortalecer sus conocimientos y formación con bases innovadoras.

Al respecto, el Dr. Raúl Beyruti Sánchez, presidente y fundador de GINgroup, plantea que deben existir políticas coordinadas entre el sector público y privado que promuevan la adaptación adecuada a las nuevas tecnologías y, de esa manera, se reduzcan las brechas de productividad y pérdida de competitividad. Es necesario aprovechar las oportunidades emergentes en la generación de empleo, comenta.

Lo anterior, frente al panorama que presenta la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su informe Cambio tecnológico y empleo: una perspectiva latinoamericana. Riesgos de la sustitución del trabajo humano y desafíos de la generación de nuevos puestos de trabajo, en el cual reveló el riesgo que conlleva la sustitución tecnológica de empleos en América Latina, donde calculó que 24% los empleos ocupados se encuentran en riesgo de sustitución tecnológica y 16% enfrentan un alto riegos de sustitución.

De las 12 economías analizadas en ese estudio, los sectores de baja productividad laboral en México suman 48.4%, porcentaje ligeramente inferior al promedio de la región, que es de 48.9%, aunque muy por arriba de economías como la chilena que arrojó 31.3%, Argentina con 40.3% y Brasil con 45.7 por ciento.

En cuanto a los puestos de trabajo con riesgo de ser sustituidos, para nuestro país la cifra fue de 27%, pero en el caso de puestos ocupados en riesgo como proporción de ocupados en sectores de productividad media y alta el resultado fue de 57 por ciento. En este sentido, especialistas en innovación y tecnología han destacado el papel de nuevas herramientas para mejorar la productividad.

Cabe destacar que la CEPAL consigna que el promedio de los 12 países analizados de América Latina da como resultado una mayor proporción de ocupaciones con alto riesgo de sustitución en los rubros de restaurantes y hoteles, comercio, agricultura e industria manufacturera y, una menor concentración, en educación, servicios sociales y salud, así como en transporte, almacenamiento y comunicaciones.

Tanto en el escenario del fin de empleos existentes como en el de la generación de nuevas oportunidades laborales, aparecen diversos riesgos como la desigualdad y segmentación, ya que, el informe ha encontrado que “diferentes grupos de ocupados se ven afectados de manera desigual por los riesgos de sustitución tecnológica que implica una mayor polarización, segmentación del mercado laboral, precarización e informalización, por lo que se requieren políticas públicas coordinadas para enfrentar estos desafíos”.

RSS3k
Facebook59k
Twitter2k
Visit Us
LinkedIn6k