Los empleos en México no son los de mejor calidad dentro de los que existen en América Latina, así lo revela el Índice de Mejores Trabajos (IMT) que recientemente liberó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y que ubicó a nuestro país en la posición 13 de 17 economías de América Latina evaluadas por el organismo regional.

GINgroup, empresa mexicana especializada en la administración integral de capital humano con más de 35 años de experiencia, presidida por Raúl Beyruti Sánchez, Contador Público Certificado, considera que es importante reflexionar sobre la calidad de los empleos en México.

El IMT mide cómo son los empleos de los países, contemplando las dimensiones de calidad y de cantidad. Esta segunda toma en cuenta la tasa de participación laboral y la de ocupación; mientras que la calidad se califica ponderando la tasa de formalidad y la de trabajos con salarios suficientes para superar la pobreza. Sobre estos cuatro ejes se construye una calificación que va del cero al 100, de tal manera que para que una nación sea calificada con 100 requiere que la totalidad de los empleos sean formales y remunerados con un salario suficiente.

México obtuvo una calificación de 50.3 puntos en el Índice, lo que lo coloca -incluso- por debajo de la media de la región, que es de 57.12 unidades. Con ese puntaje, el país obtuvo la posición 13 de entre 17 países evaluados, solo por arriba de Nicaragua, el Salvador, Honduras y Guatemala. Uruguay fue el mejor posicionado con 71.91 unidades.

Por cada una de las cuatro variantes que pondera este indicador del BID, México obtuvo el sitio 10 en tasa de ocupación, el mismo sitio en tasa de formalidad laboral y ocupó el peldaño 14 tanto por tasa de participación laboral como por trabajos con salario suficiente.

Por edades, el Índice de Mejores Trabajos registró que México tiene la tercera brecha más baja en el trabajo para adultos y jóvenes, al reportar una diferencia de 8 unidades, ya que el puntaje de empleo para adultos fue de 51.9 y de 43.9 para jóvenes.

Por género, México fue el cuarto país con la mayor brecha, con una diferencia de 26.9 puntos; pues mientras que el puntaje para varones fue de 64.3, para las mujeres fue de 37.4 puntos.

“En GINgroup hemos insistido reiteradamente en la necesidad de generar empleos de calidad y que se encuentren en la esfera de la formalidad, ya que esta es la ruta para fortalecer las competencias de todos y cada uno de nuestros colaboradores, lo que sin duda eleva los niveles de productividad en beneficio de una sociedad más próspera”, puntualizó el Presidente de GINgroup, Beyruti Sánchez.

Finalmente, el ranking del BID consigna que la evolución en el puntaje de México “ha sido ligeramente positiva en los últimos años, pasando de 49.1 puntos en el 2010 a 50.3 puntos en el 2015… El mayor incremento se dio en la dimensión de cantidad, donde mejoró en 2.3 puntos… En la dimensión de calidad no hubo cambios en este periodo, obteniendo 28.1 puntos tanto en 2010 como en 2015”.