El problema de productividad de muchos colaboradores recae en la falta de atención en sus labores por diferentes distractores, el más importante: el ruido.

 

Y hablando de un área abierta en la que trabajan más de 10 personas, la situación se puede convertir en problema grave si no se logra una buena concentración. Tome en cuenta estos consejos y no permita que nada interrumpa sus tareas.

  • Organizar pendientes. Cuando se enlistan las tareas y se dan prioridades, es más fácil fijar la atención en lo que se debe hacer; esto porque el cerebro trabaja conforme a intereses. “Lo que te gusta, te llama”. Puede aplicarlo diariamente y conseguir resultados día con día.
  • Dormir y comer bien. Si tiene hambre o se siente cansado, es muy probable que esté muy inquieto todo el día y pierda concentración en sus labores. Esto genera que se busque alguna bebida, dulce o galleta para mitigar el apetito y con ello, se estará constantemente fuera del lugar de trabajo para evitar cabecear.
  • Practicar meditación en casa ayuda a controlar el estrés y los factores de distracción recurrentes en la oficina; esto va muy de la mano al manejo de la respiración. Inhalar y exhalar profundamente, a un ritmo constante, es un liberador para la mente y por ende, beneficia la concentración.
  • Definir objetivos. Cuando se tiene claro el punto al que se quiere llegar, es fácil canalizar la atención en ello, ya que el interés por lograrlo evita que agentes ajenos dispersen la disposición en el trabajo.
  • Precisar tiempos. Si se fija una fecha de entrega de trabajo, esto se convertirá en una meta y sentirá la presión de terminarlo, por lo que inconscientemente cumplirá el objetivo y los distractores quedarán en segundo plano.

 

 

Captura de pantalla 2016-08-09 a la(s) 11.29.55 a.m.